Seminarios Cuba

Seminario Cuba - Mayo 2014

 

Crónica de un viaje a la Historia

Desde Villa Clara a la Sierra Maestra
Relatos del Profesor José Ramón Ruiz

Viaje a la provincia de Granma donde están las formaciones montañosas conocidas como “Sierra Maestra”, y el pico Turquino el punto más alto de toda cuba.


El punto de parada para este tramo fue un sitio conocido como “Villa Santo Domingo” un pequeño poblado de montaña desde donde se accede al “Parque Nacional Turquino”, lugar desde el cual se realiza la visita a pie de tres horas por sendero de montaña a la “Comandancia Rebelde de La Plata”, el puesto de mando de la guerrilla cubana que estableció Fidel Castro y desde donde se dirigieron las operaciones de la revolución del 1959.

 

DOMINGO 11 DE MAYO

El recorrido: Partimos por la mañana desde de Santa Clara hacia el oriente del país, nos buscaron un chofer que ya había visitado la Sierra Maestra en otros años siendo miembro del Ejército Rebelde, y nos dirigimos a nuestro objetivo, el poblado de Santo Domingo enclavado en el corazón de la sierra Maestra.
Todo el domingo fue de carretera, pudiéramos decir que estábamos desandando la ruta invasora de Camilo y Che pues estábamos avanzando hacia la zona de donde ellos partieron para la invasión a occidente y propinarle el golpe final a la dictadura de Batista de conjunto con Fidel en las históricas batallas de Las Villas y Oriente el poblado de Santo Domingo enclavado en el corazón de la sierra Maestra.
Fueron 10 horas de camino por las provincias de Sancti Spíritus, Ciego de Ávila, Camagüey, Tunas y al comenzar a caer la tarde y estar acercándonos a Granma se nos presentó en la lejanía con toda su majestuosidad de la Sierra Maestra.

Llegada a Bayamo, ciudad monumento y de gran historia pues los cubanos prefirieron incendiarla para no entregársela a los españoles durante la guerra de independencia en 1868. De Bayamo tomamos ruta hacia Bartolomé Masó municipio que se encuentra en la base de la Sierra Maestra y donde radica una importante fábrica de azúcar de caña.
De Bartolomé Masó tomamos el camino hacia Santo Domingo, ya subiendo empinadas carreteras y la gran sorpresa fue la llegada a la Villa del mismo nombre, para alegría de todos una hermosa instalación enclavada en medio del bello paisaje de la sierra Maestra y a las puertas del Parque Nacional del Turquino.
Recibimiento y grata estancia para descansar y emprender el camino al otro día hacia La Plata la Comandancia de Fidel en el corazón de la Sierra Maestra. No obstante se hizo un recorrido por el pobladito para conocer bien los pormenores de cómo sería el viaje. Este poblado de Santo Domingo fue escenario de importantes batallas cuando la dictadura de Batista trató de eliminar a los soldados rebeldes, tal y como se describe por Fidel en su libro La Contraofensiva Estratégica” editado recientemente.

Hoy el poblado muestra la obra de la Revolución, a su hermosa villa (fuente de empleo) se unen la Escuelita rural, el Consultorio Médico de Familia, la Farmacia y una Biblioteca, además de la asfaltada carretera que permite llegar, nada de esto existía antes. El periplo permitió descubrir la casa de un campesino que tiene un restaurante (Paladar como le llaman los cubanos), allí encontramos una apetitosa comida cubana criolla (cerdo asado) a precio módico y dejamos encargada la cena del otro dio esta vez a base de cordero.

LUNES 12 DE MAYO

Después de un buen descanso desayunamos en la Villa y coordinamos la excursión hacia la Sierra Maestra. Allí a las puertas del Parque Nacional Turquino hicimos la reservación; y en un vehículo 4x4 habilitado al efecto pues íbamos a cruzar la carretera más empinada de Cuba, con un guía y nuestro grupo, emprendimos el viaje de Santo Domingo a Altos del Naranjo, punto de partida para emprender el camino por los senderos montañosos de la sierra Maestra hacia La Plata, comandancia del Fidel.
La subida fue espectacular, el paisaje impresionante, se nos mostró la Sierra maestra en todo su esplendor. Grato recibimiento en Altos del Naranjo por el guía, explicación del recorrido que tiene dos senderos, uno hacia el Turquino, la montaña más alta de Cuba y el otro hacia La Plata sede de la comandancia de Fidel durante su estancia guerrillera en la Sierra Maestra.

Nuestro camino era el de la Comandancia La Plata, nos anuncian 4 horas de recorrido en ida y vuelta por senderos estrechos de montaña y a través de un tupido monte tropical. Caminamos por dentro del monte aproximadamente una hora, sendero difícil pero con bellos paisajes, fauna autóctona hasta llegar a la Casa de los Medina que está a medio camino de La Plata.
Esta casa era de una familia campesina que apoyó a los rebeldes en su lucha contra la dictadura. Las instalaciones se conservan en muy buenas condiciones y aquí radica actualmente el centro de apoyo al equipo de guardabosques y guías que atienden el Parque Nacional que tienen a cargo.
En este lugar nos hicimos las correspondientes fotos, apreciamos bellos jardines, bellos paisajes y además comimos algunas guayabas silvestres, fruta cubana muy sabrosa. Después de unos minutos de descanso recomenzamos la marcha hacia La Plata, donde arribamos a las dos horas de marcha anunciada La alegría fue contagiosa, aplausos y comentarios muy alegres completaron la exitosa caminata.
El campamento es realmente una serie de cabañas rústicas enclavadas en un lugar estratégico y de difícil acceso como era requerido, muy bien conservado y cuenta con dos bohíos que son las primeras postas protectoras del acceso al campamento, después hay un pequeño museo donde se muestran varios artículos y fotos de la época de la lucha rebelde y además una maqueta del lugar.

Nos llamó poderosamente la atención la muestra de la máquina de anestesia que usaron los rebeldes para realizar Cirugías Mayores a los soldados heridos en combate, era un mezclador de gases montado en una base de madera rústica, algo asombroso pero permitió operar y salvar muchas vidas.

Después vimos el resto de las instalaciones, el Hospital de campaña donde el CHE opero a soldados, la cocina, el local de almacén de logística, los servicios sanitarios (letrinas).Todo resultó impresionante por su diseño estratégico y lo bien conservado que se mantienen todas las instalaciones.

Finalmente llegamos a la “Casa de Fidel”, una casa hecha con maderas y elementos de la zona, pensada estratégicamente, con numerosas ventanas camufladas y hasta una salida subterránea, desde donde se comandaba el frente número uno de las fuerzas rebeldes. Se conserva original el sitio.

En el lugar múltiples fotos para dejar constancia de nuestra presencia, con la bandera Argentina en primer plano y finalmente con toda la solemnidad que el lugar merece se hizo la entrega de los correspondientes diplomas de participación en el evento “Cuba – Argentina 20 de Intercambio Académico” a todos los compañeros.

Después del recorrido por las instalaciones una pequeña merienda y el descanso correspondiente para el retorno que resultó ser un poco más complicado pues nos acompañó todo el tiempo una pertinaz lluvia que puso el camino severamente resbaladizo, no obstante muchos agradecieron la lluvia pues nos salvó del fuerte sol y el calor lo cual hizo el retorno más agradable.
Además del impresionante paisaje y la buena explicación del guía que nos acompañó pudimos apreciar algunas cosas curiosas de la fauna autóctona como un Colibrí en su nido con sus dos pichones y una Dolomita caracol autóctono de la región Oriental, además de las típicas mulas transporte utilizado para los senderos de montañas.
Al regreso definitivo contabilizamos el tiempo y nos demoramos realmente 5 horas en todo el trayecto a pie desde Altos del Naranjo a La Plata ida y regreso, pero todos llegamos y estábamos muy impresionados y contentos.
De Altos del Naranjo nuevamente el taxi de montaña para regresar a la Vila Santo Domingo donde merendamos y nos dimos un baño reparador y el correspondiente descanso para reponer energías.

La tarde noche la dedicamos a apreciar el paisaje circundante, recorrer por algunos el poblado y luego la cena del cordero en casa del campesino que estuvo exquisita y acompañada por el trovador oficial del grupo el Dr. Patricio que nos deleitó con canciones de la trova cubana y del folclor argentino. También descubrimos en la Villa varios árboles de un fruto que los cubanos llaman marañón y cuya semilla es externa y tiene forma de corazón, esta fruta se come y tiene un jugo delicioso y que da una sensación de boca reseca, por ello los cubanos dicen que “el marañón aprieta la bemba”.