Honramos a Julio Monsalvo

Desde FAMG honramos a nuestro gran maestro y amigo Julio Monsalvo.

Honramos a Julio Monsalvo

Desde FAMG honramos a nuestro gran maestro y amigo Julio Monsalvo. Médico, especializado en pediatría, Sanitarista, Magister Scientiae, Jefe Programa Salud Comunitaria de la ciudad de Formosa, colaborador del consejo internacional por la Salud de los pueblos, Cono Sur. Ferviente promotor de que la salud puede ser cada vez más saludable, incorporando la alegría como indicador para su medición. 

Algunos fragmentos de sus Cartas que salen del Cuerpo, nos dan una mínima pincelada de su pensamiento, su práctica, su inconmensurable experiencia que nos ha compartido con la mayor humildad.

“Siguiendo camino de manera vivencial, es como voy aprehendiendo una de las cosas más bonitas que ha impactado en mi vida provocando transformaciones más allá de lo profesional: el sentido de pertenencia al Universo.

Descubro el valor esencial de un paradigma cultural diferente, centrado en la vida, un Paradigma Biocéntrico, un sentir y un pensar como Naturaleza.

Sentir que soy Naturaleza me lleva a un “serestarhacer” diferente.”

 

“Quienes se consideran “amos del mundo”, procuran imponer el pensamiento único, lo cual significa imponer el “no-pensar”.

… Creyéndose el centro del mundo y de todo el universo, con potestad de controlar y dominar, depredan sin límites con una actitud biocida, poniendo en riesgo su propia supervivencia.

Se ha hecho de la razón un culto, minimizando y subestimando los sentimientos.

Sin embargo, “Sentir” y “Pensar” jamás deben considerarse de manera separada.  Somos naturalmente seres sentipensantes. Se siente y se piensa en simultáneo.

… El Mundo Saludable que soñamos es un Mundo DE seres humanos libres que han dejado definitivamente la cultura antropocéntrica, recuperando el sentido de pertenencia. Un Mundo en donde florece el jardín de la diversidad de los sentipensares. …”

 

“Quisiera que, en todas las familias, comunidades y escuelas del mundo, se reflexione acerca de la inviabilidad de la continuidad de la Vida de la especie humana si seguimos con nuestro modelo civilizatorio. Quisiera que se aprenda de las culturas que vivencian el paradigma biocéntrico. Quisiera que se genere una nueva ética, quisiera que toda la Humanidad viva la Era de Alegremia.”

 

Lo despedimos con tristeza, pero también con la gran alegría de haberlo conocido, de haber compartido, de haber sentipensado con él.