La salud en tiempos de ajuste

FAMG emitió el siguiente Manifiesto titulado "La salud en tiempos de ajuste", e el marco de su XXXIII Congreso de Medicina General, Equipos de Salud y Encuentros con la Comunidad, realizado del 16 al 19 de noviembre de 2018 en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

La salud en tiempos de ajuste

FAMG emitió el siguiente Manifiesto titulado "La salud en tiempos de ajuste", en el marco de su XXXIII Congreso de Medicina General, Equipos de Salud y Encuentros con la Comunidad, realizado del 16 al 19 de noviembre de 2018 en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

 

XXXIII CONGRESO NACIONAL DE MEDICINA GENERAL, EQUIPOS DE SALUD Y ENCUENTROS CON LA COMUNIDAD

CIUDAD AUTÓNOMA DE BUENOS AIRES, 19 DE NOVIEMBRE DE 2018 

MANIFIESTO “LA SALUD EN TIEMPOS DE AJUSTE” 

 

La Federación Argentina de Medicina General (FAMG), que integra y representa a los equipos de salud del primer nivel de atención de la mayor parte de las jurisdicciones del país, con más de 30 años de trabajo en el cuidado de la salud de las poblaciones más vulnerables y a 40 años de la Declaración de Alma Ata, manifiestan que el tema de la salud y la organización de un Sistema Nacional de Salud, orientado en base a la estrategia de atención primaria de la salud, continúa sin ser hasta ahora prioridad de ningún gobierno, ni se ha dado un debate nacional al respecto. Los intentos realizados en distintos momentos históricos por algunos gobiernos democráticos, han fracasado por la influencia de intereses corporativos, y las actuales políticas económicas y sanitarias están profundizando la inequidad y la segmentación de la atención de distintos grupos de población. 

La multiplicidad de programas nacionales, provinciales y municipales, la mayoría de ellos con directa aplicación final en el primer nivel de atención, generan una gran fragmentación en las actividades de los servicios de salud, en la atención de los pacientes, y la diversificación e ineficiencia en el trabajo de los equipos de salud, sumado a un escaso e irregular financiamiento. Por otra parte, no se ha recuperado el papel rector del Estado sobre el sector salud y se continúa subsidiando al sector privado y a la seguridad social. Por último, la comunidad no tiene voz ni voto en las decisiones referentes a la organización de los subsistemas de salud. 

Aunque existen Centros de Salud del sector público donde se trabaja en equipo, en la gran mayoría de los efectores del primer nivel el trabajo es individual, sin que existan criterios unificados de atención; se suma un escenario laboral signado por el multiempleo, la inestabilidad laboral, que genera mucha incertidumbre, estrés y enfermedades ocupacionales, y jubilaciones que no reflejan el nivel de ingresos de la vida activa. 

Las líneas de intervención de los actuales decisores de las políticas de salud se encuentran direccionadas por el financiamiento de organizaciones internacionales, lo que constituye una gran contradicción ya que nos condiciona, nos endeuda y nos impide una reorientación de los recursos financieros. 

Ante la iniciativa del Gobierno Nacional denominada "cobertura universal de Salud o CUS", implementada como eje político básico en la salud nacional, la FAMG reitera su absoluto desacuerdo y preocupación. La FAMG propone un sistema de salud integral e integrado, financiado por el Estado y fuertemente regulado como garante del derecho a la salud, accesible, equitativo y humanizado. 

La FAMG, también expresa su más enérgico repudio a la decisión tomada por el gobierno nacional de rebajar de rango al Ministerio de Salud de la Nación al nivel de Secretaria, quedando bajo la órbita del Ministerio de Desarrollo Social, medida que debe reverse en forma urgente. 

Entendemos a la FAMG como un movimiento que nuclea a trabajadores de los equipos de salud a lo largo y ancho de la Argentina, sosteniendo su impronta de trabajo e identidad con la equidad, la justicia social, los derechos humanos, la calidad de atención de los servicios de salud en todos los niveles prestacionales, la participación social activa y el compromiso con los ciudadanos. Ratificamos a nuestro movimiento como parte de otros colectivos que reivindican la salud como derecho y a los estados como garantes de dicho derecho. Enfatizando el principio asociativo con las organizaciones de la sociedad civil, grupos de usuarios de servicios, organizaciones de trabajadores, organizaciones hermanas del país y de Latino América. 

Nos solidarizamos con lxs compañerxs de enfermería de CABA que han sido excluidos de la rama profesional de la carrera sanitaria. 

Proponemos contrarrestar las actuales políticas neoliberales en el sector salud, condicionadas por fondos de organismos internacionales, en especial la propuesta de “cobertura universal de salud” (CUS). Sostenemos el derecho a la salud, y por ende, las políticas públicas que lo garanticen, las que deberán asegurar: 

1. La APS como estrategia central del sistema de salud 

2. La integralidad como un concepto medular del trabajo en salud 

3. La participación social, ciudadanía y construcción de actores sociales como roles centrales. 

4. El reconocimiento de la diversidad y saberes con los que hay que vincularse para construir una nueva concepción de salud. 

5. El enfoque relacional como base para una práctica nueva donde la subjetividad e intersubjetividad sean materia prima para la emancipación. 

Convocamos a quienes se sientan parte de este movimiento a fortalecernos hoy más que nunca y entender que colectivamente, "otra salud es posible".